domingo, 18 de febrero de 2018

Mentiras encadenadas




"Te quiero, cariño", le repetía siempre antes de dormir. Pero lo hacía con premeditación, nocturnidad y alevosía, porque ni le quería, ni le tenía el menor cariño.




martes, 30 de enero de 2018

La banca ética y las sectas (y Podemos)



Hola, amigos.

Igual ya estabais enterados, pero yo no. Resulta que la banca ética más famosa, Triodos Bank, está directamente relacionada con una secta: la antroposofía.

La antroposofía es una invención de un charlatán llamado Rudolf Steiner



Y para que os hagáis una idea de qué va la vaina, os dejo unos párrafos de lo que cuenta la Wikipedia sobre la medicina antroposófica:

La sangre se mueve sola: el corazón no la bombea

Steiner afirmaba que la sangre es impulsada por sí misma, por su propia dinámica biológica, y se impulsa inducida por «momentos del corazón». Daba como ejemplo el descubrimiento de un embrión femenino que ―según Steiner― vivió hasta el final sin corazón.

Minimizar la prescripción de medicamentos

Los médicos antroposóficos se oponen al uso de medicamentos, especialmente antibióticos, antipiréticos y psicofármacos, y rechazan totalmente la vacunación.​ Algunos niños tratados por ellos están vacunados solo contra el tétanos y la poliomielitis.

(...)

Controversia

La crítica más específica a este tipo de medicina surge de la oposición de los practicantes de la antroposófica a la inmunización, y por ende, a las vacunas. Un estudio en niños de Suecia pertenecientes a escuelas antroposóficas muestra que solo el 18 % recibió la vacuna triple vírica, en comparación con el 98 % de los colegios convencionales.

En 2003, en Coburgo (Alemania) se identificó que el foco de origen de una epidemia de sarampión se encontraba en un colegio antroposófico Waldorf para niños.


Steiner también fue el creador de las escuelas Waldorf. Si queréis más información sobre Steiner, la antroposofía y demás, podéis leerla aquí. Y como pone ahí:

¿De verdad es Triodos parte de la antroposofía?

Este debate es artificial. Triodos nunca ha ocultado su relación con este movimiento ocultista, simplemente lo disimula y no lo anuncia demasiado, pero tampoco parecen avergonzarse de ello. Incluso en sus comentarios sobre esta entrada en un sitio privado de evaluación de páginas Web (y sin haberme escrito sobre la entrada), los representantes de Triodos aseguran que esta entrada no dice "nada nuevo" sobre el origen del banco. Aún así, algunos datos más:

Del preámbulo del acta fundacional que cualquiera puede descargar y consultar traduzco: "Triodos Bank está -de modo totalmente libre- asociado con la filosofía iniciada por Rudolf Steiner, la antroposofía, cuyo movimiento representa un principio clave para el trabajo de Triodos Bank".



¿Más pruebas de la relación entre Triodos y la antroposofía? Conozcamos a Joan Antoni Melé según lo que dice su propia web:

(Barcelona, 1951) Conferenciante y formador sobre valores, fundador de la empresa Taller de Conciencia, miembro del Consejo Asesor de Triodos Bank, Asesor de la Cámara de Emprendedores y Empresarios de Cataluña, promotor de la banca ética en España y Latinoamérica y autor de los libros Dinero y conciencia y La Economía explicada a los jóvenes.

Biografía

Con más de 35 años de experiencia profesional en el sector de la banca, ha sido subdirector general de Triodos Bank en España, miembro de su Comité Ejecutivo y vicepresidente de la Fundación Triodos. En enero de 2015 renunció a su cargo para promover la banca ética por América Latina y dedicarse de lleno a su labor divulgativa sobre temas de economía consciente, empresas sostenibles y educación en valores, aunque sigue manteniendo una estrecha colaboración con Triodos Bank como formador y miembro del Consejo Asesor.


Si vamos abajo del todo, podemos comprobar que el tipo da charlas sobre antroposofía. Os dejo el cartel por si queréis ir:



Aquí lo tenéis entrevistado por Jordi Évole:



Aquí por Buenafuente:



Y aquí, a partir del minuto 27, negando la teoría de la evolución:



De hecho, no pocos de los fundadores y directivos de Triodos han ocupado altos cargos en las instituciones de la secta antroposófica: Max Rutgers van Rozenburg, miembro del Consejo de la Sociedad Antroposófica en los Países Bajos y presidente del Consejo del Centro de Tratamiento para la Medicina Integrativa (o Antroposófica); Marjatta van Boeschoten, secretaria general de la Sociedad Anroposófica en el Reino Unido; Luis Espiga, miembro del Consejo de la Fundación Rudolf Steiner en España; Josephine de Zwaan, antigua directiva de Weleda –empresa fundada por Steiner- y de la Asociación Holandesa de las Escuelas Waldorf; o Mathieu van del Hoogenband, miembro del Consejo Asesor de la Facultad de Medicina Antroposófica de la universidad privada de Witten/Herdecke, Alemania.

De todo esto y mucho más me he ido enterando al leer el muy recomendable libro de Mauricio-José Schwarz, «La izquierda Feng-Shui. Cuando la ciencia y la razón dejaron de ser progres» (Ariel, 2017). 



Triodos, como Fiare, adquirieron fama por ser los bancos elegidos por Podemos para gestionar las donaciones y préstamos que reciben de sus simpatizantes. Dice Schwarz al respecto (pp. 69-70, las negritas son mías):

Las empresas que nacieron a la sombra de la antroposofía, ya fueran creadas por Steiner o por sus herederos en sus varias fundaciones, requerían su propia banca con la que financiar sus actividades. Para ello, en 1936 fundaron el RSF Social Finance – las siglas RSF, en inglés, corresponden a la Fundación Rudolph Steiner -, que opera como banco desde 1984; a él se sumaron en 1974, las instituciones financieras GLS, en Bochum (Alemania), y Mercury Provident, en Gran Bretaña. Fueron las tres predecesoras del más conocido Triodos Bank, creado en 1980 y que se fusionó con Mercury Provident en 1995. El objetivo de esta banca es promover sus creencias místicas, apoyar a quiénes de alguna manera coinciden con su visión de la «superación del hombre para ulteriores reencarnaciones». Y, de modo relevante, servir como fuente de financiamiento barato para emprendimientos antroposóficos como las escuelas Waldorf. Y Triodos lo consigue pagando a sus clientes algunas de las tasas de interés más bajas del mercado por sus ahorros: un depósito a un año en Triodos Bank rendía en 2016 un 0,15 % TAE (tasa anual efectiva), frente a una media del 0,35 % del mercado bancario y hasta el 1,5 % que ofrecían algunas entidades. La diferencia no es trivial.

Pero Triodos se define como «banca ética» y eso seduce a mucha gente de elevados ideales que no se ocupa de investigar si está ayudando a financiar los proyectos de una secta o denominación religiosa. En España, por ejemplo, es el caso del partido Podemos y sus diversos nombres y marcas locales, de orígenes leninistas y prácticas populistas, que han canalizado decenas, cientos de miles de euros en donaciones a través de Triodos, donde también tienen o han tenido cuentas su defenestrado fundador Juan Carlos Monedero y varios de sus dirigentes

La idea de la banca ética se apropia de todas las palabras clave del buen rollo: ecológica, natural, apoyo a discapacitados, integración social, cooperación al desarrollo, sostenibilidad, comercio justo, rechazo de las motivaciones monetarias, respeto al medio ambiente, a la diversidad sexual y un largo etcétera. Todo parece dar al disconforme social una oportunidad de seguir en el sistema bancario pero sin hacer ganar dinero a los bancos tradicionales, a los que ve – en este caso, no erradamente por completo – como responsables de las desgracias del siglo XXI.

Eso sí, a la hora de desahuciar a quienes no pagan la hipoteca, Triodos no se diferencia en nada de todos los demás bancos, salvo en que sus acciones reciben menos publicidad en los medios  

Lo más curioso es que Triodos intenta ocultar o minimizar sus relaciones con la antroposofía, del mismo modo en que otro banco ético español, Fiare, es tremendamente discreto respecto a que sus fundadores fueron mayormente diócesis católicas, lo que puede no caer muy bien a sus clientes de la izquierda. En ese intento de mantener al público desinformado, Triodos llegó a amenazar con acciones legales en 2013 para pedir a la empresa Blogger que retirara una entrada de mi blog «El retorno de los charlatanes» en la que analizaba los principios y afirmaciones de la educación Waldorf 
Las acciones legales nunca se materializaron, pero la entrada censurada «El ataque a la educación y las escuelas Waldorf» fue reproducida en veinticinco sitios web distintos. En resumen, acabaron promoviendo precisamente lo que pretendían reprimir: la difusión de información incómoda sobre las creencias steineritas. Lo que resultaba llamativo era que Triodos, que niega cualquier relación con la antroposofía, Weleda, Demeter o la educación Waldorf, presionara para censurar un texto precisamente sobre esta última práctica. Alguien comentó, aunque sólo es un rumor, que les había molestado que, a raíz de una entrada anterior titulada «Antroposofía, la secta y su banco (Triodos)», el muy alternativo Partido Pirata de España les retirara su cuenta bancaria 


En cuanto a Fiare, fue creada por la Iglesia vasca, aunque no lo diga en su web. De esta falta de transparencia (y de la conexión de Triodos con la antroposofía) también se da cuenta en el Blog Salmón:

Y en el orígen de Fiare...la Iglesia

Cuando se habla de Fiare como la banca de los indignados uno se sonríe (y no soy el único). El proyecto Fiare tiene su origen en la Fundación Fiare (Fundación Inversión y Ahorro Responsable), constituida en el 2003 en Bilbao. Pero, quienes fueron los promotores de esta Fundación, de dónde surge...

Pues de la Iglesia Católica, de movimientos y personas vinculadas a la misma. Hablo de organizaciones de base pero también de estructuras pertenecientes la jerarquía oficial. Ese origen perdura en el proyecto, por mucho que se hayan unido organizaciones y personas ajenas al mismo. O mucho me equivoco, o las riendas del proyecto Fiare siguen en mano de las mismas personas.

Fiare se presenta así:

Una red de personas y organizaciones con vocación de crear alternativas dentro del mercado financiero para construir una economía con otros valores al servicio de una sociedad más justa.

¿por qué no se hace ninguna referencia en la web al orígen de Fiare, a quién lo impulsa, a quién lo esta gestionando. Me parece un ejercicio de escasa transparencia, y que deja en mal lugar cuando ellos acusan de otro tanto a la banca tradicional.

Los planes iniciales de Fiare

Decir que Fiare busca hacer banca "ética" es fácil. Lo que es un poco más complejo es decir cómo. Voy a tratar de simplificarlo sin entrar en tecnicismos, y teniendo en cuenta que el proyecto Fiare ha variado ligeramente desde sus inicios, al menos según lo que tengo entendido.

Fiare apostó por la creación de una entidad de banca "ética" plenamente operativa. El modelo por el que apuesta es el modelo cooperativo. En definitiva, una cooperativa de crédito con ficha bancaria.

Para ello, inició un periodo de captación de capital, de socios aportantes a esa cooperativa en constitución. La idea era integrar dicha cooperativa en una futura cooperativa europea junto con Banca Popolare Etica y La Nef, dos entidades "éticas" que operaban en Italia y Francia, respectivamente. BPE comparte el mismo origen que católico que Fiare, mientras que La Nef tiene vinculaciones con el movimiento antroposófico que ya nos sonará a las que conocemos Triodos.


Termino con unas palabras de Schwarz dedicadas a la antroposofía y las empresas nacidas a su sombra:

“Así, una multinacional de la charlatanería, con un inmenso poder económico y una enorme presencia en varios sectores políticos y sociales, consigue en general volar bajo los radares de la atención del público, viviendo en gran medida de la izquierda feng-shui”.




domingo, 28 de enero de 2018

Cinco





Ayer este mi blog cumplió un lustro de vida. He pensado que si sigue existiendo más allá de la década empezaré a fotografiarme los pies.




sábado, 20 de enero de 2018

Churchill




Estoy totalmente a favor de utilizar gas venenoso contra las tribus incivilizadas.

Winston Churchill, 1919


El cine, como el arte, es propaganda. Hace un par de décadas, tras la caída del bloque soviético, Hollywood puso todo su empeño en demostrar que los sacrificados soldados estadounidenses fueron los auténticos vencedores de la Segunda Guerra Mundial. A través de películas como Salvar al soldado Ryan, U-571 o Pearl Harbor, y series de televisión como Hermanos de sangre o más tarde The Pacific, se nos transmitió el mensaje de que los EEUU habían salvado el mundo y que por tanto debían dominarlo protegerlo. Se trataba, en fin, de justificar su papel de única gran potencia planetaria, de imperio global.

La actual proliferación de películas hagiográficas sobre Churchill y sobre el momento en que Gran Bretaña se quedó sola frente al nazismo, tras la caída de Francia en 1940, no puede ser casualidad. Quizá peque de conspiranoico, pero se me antoja que producciones como Su mejor historia, Dunkerque, ChurchillEl instante más oscuro o la serie The Crown no se han estrenado a lo largo del último año y pico por casualidad. En la era del Brexit parece más necesario que nunca restar importancia al aislamiento del Reino Unido recordando los momentos gloriosos en que los británicos hicieron frente solos (bueno, con un imperio detrás) y de forma exitosa a una terrible amenaza que venía precisamente de la Europa continental. Si entonces los hijos de la Gran Bretaña lograron salir airosos de aquel lance, cómo no se las van a apañar ahora fuera de la UE.

La figura de Churchill está presente en todas las producciones que he mencionado arriba, en unas más que en otras, pero está. Y en todas se muestra una imagen amable y elogiosa del personaje, digamos que se cuentan sus luces sin hacer prácticamente referencia a sus sombras. Es verdad que los acontecimientos posteriores otorgaron la razón a Churchill cuando se opuso a negociar la paz con Hitler, haciendo frente a las presiones que venían de su propio partido, y es verdad que es algo meritorio y muy digno de ser recordado. Pero, como ha ocurrido con otros personajes históricos, estamos convirtiendo a Churchill en un mito. Quizá ya no nos resulte tan simpático si tenemos en cuenta que soltó alegatos racistas y colonialistas, como el que está escrito arriba, y nos caerá aún peor si consideramos que esas cosas las decía mientras era ministro de la Guerra y el Aire. El hecho de que hablara de gases lacrimógenos no hace que el comentario sea ni menos racista ni menos colonialista. Antes de la Segunda Guerra Mundial simpatizó con Mussolini y siempre fue un firme defensor del Imperio Británico, aunque no parece que le preocupara mucho la vida de los habitantes de las colonias. Siendo ya primer ministro, en la Segunda Guerra Mundial, su política de tierra quemada provocó una hambruna en Bengala que mató a dos millones de personas (por otro lado, aquella fue la enésima hambruna causada por los británicos en la India). Fue un gran partidario de los bombardeos de terror sobre las ciudades enemigas y se repartió zonas de influencia por Europa con Stalin, entregándole por ejemplo Polonia, cuya libertad e independencia habían sido el casus belli del Reino Unido en la contienda. Durante su segundo mandato como primer ministro, en los años cincuenta, los británicos transformaron Kenia en un inmenso campo de concentración. Además, Churchill y el presidente Eisenhower planificaron la Operación Ajax, un golpe de Estado en Irán para mantener el control del petróleo en aquel país.





Como estratega y líder militar, la verdad es que Churchill tampoco fue la repanocha. En 1915, siendo Primer Lord del Almirantazgo, planeó el desembargo de Galípoli, en los Dardanelos. La operación se reveló desastrosa para los atacantes británicos y franceses y dejó cientos de miles de muertos por cada bando. Churchill tuvo que dimitir. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial fue de nuevo nombrado Primer Lord del Almirantazgo y reestrenó su cargo con un nuevo fracaso: el 14 de octubre de 1939, el submarino alemán U-47 penetró en la base británica de Scapa Flow, en Escocia, y hundió el acorazado HMS Royal Oak matando a 833 hombres de su tripulación. Después el submarino, comandado por Günther Prien, logró escapar y regresar a Alemania. Churchill planificó una compleja operación para hacerse con el control del norte de Noruega y Suecia y cortar así el suministro de mineral de hierro sueco a Alemania, pero los germanos se le adelantaron ocupando Dinamarca e invadiendo Noruega, de tal forma que los planes aliados fracasaron. Sorprendentemente, a pesar de todo ello fue nombrado primer ministro en sustitución de Chamberlain. A finales de 1940 Churchill decidió enviar fuerzas militares a Grecia para hacer frente a la invasión italiana y luego alemana de dicho país, pero fueron derrotadas y el Eje salió victorioso. El traslado de fuerzas británicas a Grecia se hizo con la oposición del Comandante en Jefe de Oriente Medio, el general Wavell. A comienzos de 1941 Wavell logró una aplastante victoria contra los italianos en Beda Fomm, Libia, y en aquella primavera prácticamente los expulsó de África Oriental, pero la decisión de Churchill debilitó inútilmente al ejército británico en el norte de África que tuvo que detener su ofensiva. Esto dio tiempo a Hitler para socorrer a su aliado Mussolini enviando a Libia el famoso Afrika Korps de Rommel. Si Churchill hubiera permitido a Wavell continuar su ofensiva hacia Trípoli en febrero, probablemente se habría expulsado a los italianos de Libia antes de la primavera. Como no fue así, la campaña del norte de África se prolongó durante más de dos años y medio. Terminó con la victoria de los Aliados, pero a un precio muy alto. En 1944 Churchill se opuso con todas sus fuerzas a los planes del desembarco de Normandía. Obsesionado con sus fracasos en los Dardanelos y Grecia, para él la liberación del continente debía de hacerse por los Balcanes, a los que denominaba "el vientre blando de Europa".

Podríamos decir que el único triunfo político y militar de Churchill fue su determinación en no negociar una paz con los nazis. Para hacerle justicia, también habría que reconocer que fue un gran orador, un prolífico autor de aforismos y frases lapidarias, y un excelente escritor, pues no en vano recibió el Premio Nobel de Literatura en 1953. Sin embargo, la imagen que recibimos de él hoy en las pantallas es la de un señor mayor cascarrabias pero afable cuando se le conocía bien, amantísimo de su esposa y de su pueblo, capaz incluso de colarse en el metro de incógnito para pedir consejo a sus conciudadanos. Un hombre entrañable y valiente que reconocía y enmendaba sus errores. Un gran hombre, vaya, que no es sino la personificación del espíritu de resistencia y superación del pueblo británico, siempre acechado por los peligros procedentes del continente. Es posible, no obstante, que el propio Churchill se hubiera opuesto al Brexit pero ¿qué le importa la verdad histórica a la propaganda?




miércoles, 6 de diciembre de 2017

Reformar la Ilustración



Lectura en casa de Madame Geoffrin, de Charles Gabriel Lemonnier.


Por último, no deben ser tolerados quienes niegan la existencia de Dios. Las promesas, los convenios y los juramentos, que son lazos de la sociedad humana, no pueden tener efecto en los ateos. Pues quitar a Dios, aunque solo sea en el pensamiento, lo disuelve todo. Además, aquellos que por su ateísmo socavan y destruyen toda religión, no pueden pretender que la religión a la cual desafían les brinde el privilegio de la tolerancia.

John Locke, "Carta sobre la tolerancia", 1689


¿Por qué los judíos no habían de ser antropófagos? Es la única condición que hubiera faltado al pueblo de Dios para ser el más abominable del mundo.

Voltaire, "Diccionario filosófico", 1764


Libertad, igualdad, fraternidad.

Maximilien Robespierre, 1790


El terror, sin virtud, es desastroso. La virtud, sin terror, es impotente.

Maximilien Robespierre, 1794


La República no necesita científicos ni químicos.

Jean-Baptiste Coffinhal, presidente del tribunal revolucionario que condenó a la guillotina a Antoine Lavoisier, padre de la química moderna, 8 de mayo de 1794


Hay que juzgar a los hombres por cómo actúan ante un problema determinado y no por las ideas con que se enfrentan a él.

(...)

Venden libertad. Esto ha funcionado bien tantas veces: un grupo de hombres aparece en el escenario social pidiendo poder y notoriedad para acabar con la opresión y ofreciendo libertad, justicia, etcétera, y el pueblo ingenuo tiende a creerlo y necesita grandes dosis de realidad implacable para llegar a comprender (si alguna vez lo hace) que solo ha sustituido una casta por otra. Pero el pedestal no hay quien lo mueva. Solo varía el inquilino.

María Elvira Roca Barea, "Imperiofobia y leyeda negra", 2017


Cuando no se puede lo que se quiere, hay que querer lo que se puede.

Terencio


Está de moda decir que hay que reformar la Constitución, pero yo, que soy de ir al origen de las cosas, creo que lo que habría que reformar más bien es la madre de todas las constituciones: la Ilustración. La Ilustración, ese movimiento intelectual que dio paso a la Edad Contemporánea, a la modernidad.

Y es que es rarísimo encontrar en nuestros días a alguien que critique la sacrosanta Ilustración, y sin embargo, o por eso mismo, a mí me parece que está un poco sobrevalorada. Nada más lejos de mi intención que negar todo lo que aquel movimiento nos ha traído de positivo, que no es poco: ese afán de anteponer la razón a la superstición; la popularización de las ciencias y las letras, de la cultura y de la educación; la revolución científica; la Revolución Industrial; la democracia y los derechos humanos llevados a la práctica; la separación de poderes; el feminismo. Lo que ocurre es que con frecuencia se olvida lo negativo que también derivó de la Ilustración y que tampoco es moco de pavo: sangrientas revoluciones como la francesa; otras, como la bolchevique, que fueron origen de tremendas dictaduras; genocidios; el nacionalismo, que llevado al extremo dio lugar al fascismo; brutales industrializaciones; el capitalismo exacerbado; el racismo científico; el neocolonialismo; la sustitución de la religión por ciertas ideologías; el totalitarismo en sus distintas variantes; las crisis económicas; los desastres ecológicos provocados por el hombre; la peor guerra de la historia.

Paradójicamente existe mucho desconocimiento en torno a la realidad de la Ilustración. Aunque fructificara en el llamado Siglo de las Luces, el gran público no ha llegado aún a verla tal y como fue. Para empezar, se suele pensar que es un fenómeno genuinamente francés que se exportó a otros países, pero esto es porque se confunde con el enciclopedismo, que es solo una parte de la Ilustración, no el conjunto. En realidad la Ilustración fue un movimiento paneuropeo que revistió diferentes formas según el lugar en que se asentara. Para seguir, la Ilustración es una de las etapas de la historia de Occidente en que más prejuicios, fobias y leyendas se han creado. Sin ir más lejos, a través de textos e imágenes, es decir, de la propaganda, la Ilustración dio forma y envoltorio a nuestra leyenda negra presentando a España como un país atrasado, inculto, incivilizado y cruel desde sus mismos orígenes. Muchos de los mitos históricos que padecemos hoy son obra del romanticismo y de los nacionalismos, artífices de una serie de historias oficiales desde el siglo XIX. A su vez, los nacionalismos, que actúan apoderándose de la voz de los pueblos, proceden sin excepción de la Ilustración.

Fruto directo del inusitado interés por la historia surgido hace un par de siglos, otra herencia de la Ilustración muy relacionada con los mitos sobre el pasado es la novela histórica, tan de moda en nuestros días. Las novelas históricas han provocado entre millones de lectores cierta confusión entre literatura e historia, es decir, entre ficción y realidad. Además, los mitos propagados por las novelas históricas fueron recogidos por el cine en cuanto este apareció, el cual a su vez creó otros nuevos.

Desde hace tiempo en los regímenes democráticos estamos asistiendo a un distanciamiento entre las instituciones y la gente, a un nuevo despotismo ilustrado, un nuevo "todo para el pueblo pero sin el pueblo", en definitiva. Las crisis económicas se suceden una tras otra y cada vez parecen más complicadas de solucionar, sobre todo cuando se aderezan de apabullantes casos de corrupción. Se mantiene la brecha entre ricos y pobres, la desigualdad, y se acrecienta la precariedad laboral. A pesar de la globalización, los nacionalismos gozan de un nuevo auge, y el odio, la guerra y el terror adquieren insólitas formas. Las viejas ideologías surgidas de la Ilustración se ven insuficientes para solucionar los problemas de los nuevos tiempos. Necesitamos reformar la Ilustración, identificar y distanciarnos de todo lo que nos trajo de pernicioso, quedarnos con aquello que ha servido para el progreso y mejorarlo. Precisamente uno de los errores de los ilustrados en su afán de crear algo nuevo fue condenar todo hecho histórico anterior a su tiempo, sin discriminar lo válido de lo desechable. Hace falta una Ilustración más respetuosa con las distintas opiniones, menos despótica y menos ingenua también. Sin falsos idealismo que nos hagan perder el norte. Que facilite la convivencia, la paz, la prosperidad y la solidaridad, y no que unos prosperen a costa de otros empleando procedimientos poco éticos. Una Ilustración más valedora de la libertad, la igualdad y la fraternidad, vaya. En realidad necesitamos una nueva Ilustración que inspire y sirva de ejemplo a seguir para todos aquellos pueblos que aún no han pasado por un proceso así, quizá porque la anterior era demasiado imperfecta, muy poco atrayente para demasiada gente.




jueves, 5 de octubre de 2017

Franco y Pétain: los dos patitos



Franco y Pétain en Montpellier, febrero de 1941.


Si repites una mentira lo suficiente, la gente la creerá, e incluso tú mismo llegarás a creerla.

Cita atribuida a Joseph Goebbels, ministro de Propaganda de la Alemania nazi.


Las vidas de Francisco Franco y Philippe Pétain, dos militares ultraconservadores que no sentían demasiadas simpatías hacia los comunistas, los judíos, los masones o la democracia, discurrieron por lo general de forma paralela y coincidente, aunque tuvieron finales dispares. Ambos fueron encumbrados por acciones militares, el francés en Verdún y el español en Marruecos. Lucharon del mismo lado contra los rebeldes rifeños en los años veinte y los dos fueron condecorados por el rey Alfonso XIII.




Pétain fue en 1939 el primer embajador francés ante el régimen franquista. Después de que en febrero la República francesa reconociera al Gobierno de Franco, antes incluso de que hubiera caído el Gobierno republicano español, las autoridades galas decidieron enviar como su representante a un militar de prestigio y de ideas similares a las del Generalísimo con el objetivo de mantener a España quietita cuando estallara la guerra con Alemania, que se veía venir. Pétain se dedicó entonces a favorecer al régimen franquista todo lo que pudo. Así, hizo que Francia le entregara la flota republicana, que había huido al final de la Guerra Civil al puerto de Bizerta, en Túnez, bajo control galo. También facilitó que el ejecutivo de Édouard Daladier traspasara al Gobierno de Franco algo más de cuarenta toneladas de oro que el Banco de España tenía depositadas en Francia. Con esos fondos se habría podido facilitar alojamiento y comida al medio millón de refugiados españoles que había en Francia, hombres, mujeres y niños que fueron encerrados en campos de internamiento bajo condiciones infrahumanas. No obstante Pétain tuvo que dejar el cargo de embajador al año siguiente y volver a su país, que estaba siendo invadido por los germanos. Entró en el Gobierno francés como vicepresidente y un mes después fue nombrado primer ministro. Bajo ese cargo firmó el armisticio con Alemania el 22 de junio de 1940, y el 10 de julio el Senado y el Parlamento franceses, reunidos en la Asamblea Nacional, votaron a favor de conceder a Pétain plenos poderes, de manera que a sus ochenta y cuatro tacos se convirtió en presidente del Estado Francés. Se estableció entonces la capital gala en Vichy, que era como Marina d'Or (ciudad de vacaciones) pero francesa, así que al nuevo Estado se le empezó a conocer comúnmente como Francia de Vichy. El nuevo régimen no fue en realidad más que un gobierno títere de los nazis que controló menos del 40% del territorio francés, la llamada "zona libre", la cual terminó siendo ocupada también por el Eje en noviembre de 1942.



Igual que Franco (que se apellidaba como la moneda francesa), Pétain instauró un régimen dictatorial, pero las maneras utilizadas para ello fueron muy distintas: si el español lideró una sublevación militar que aplastó a un régimen democrático -la Segunda República Española- tras una cruenta guerra civil, el francés llegó al poder supremo de forma perfectamente legal y pacífica, aunque bajo una ocupación militar extranjera. Eso sí, el resultado fue el mismo ya que Pétain abolió la Tercera República Francesa. Sin duda Pétain tuvo que inspirarse para lograr sus fines en Franco, a quien admiraba en cierto grado (en 1939 había calificado al Caudillo en una entrevista de "gran intelecto" y de "tranquilo y reflexivo", que ya se sabe que Dios los cría y el fascismo los junta).

De la diferencia entre los métodos empleados por tan insignes personajes para establecer su tiránica potestad se deriva otra: si Franco tuvo que someter España por la fuerza de las armas persiguiendo a gran parte de su población, es un hecho indiscutible que en 1940 había en Francia cuarenta millones de petainistas, es decir, que prácticamente toda su población apoyaba a Pétain. Los franceses, fuera cual fuese su ideología, veían en el anciano mariscal a un padre, un héroe que ya los había librado de los alemanes en el pasado y que volvería a hacerlo. Con él al frente del país estaban a salvo, o eso creían (aún en la primavera de 1944, poco antes del desembarco de Normandía, sería aclamado en lugares como París o Nancy). La popularidad de Pétain disminuiría con el paso del tiempo, justo al revés de lo que ocurriría con la de Franco (lo cual, a mi modo de ver, habla bastante mejor de los franceses que de los españoles).



Aupados al poder total, tanto Franco como Pétain ofrecieron una imagen de sí mismos como de eminentes prohombres elegidos por el destino para sacrificar su existencia en pro de la patria. Como de padres de sus pueblos. "Hago donación a Francia de mi persona", "los franceses me llaman solo cuando sucede alguna catástrofe", se lamentaba el mariscal. Todavía en el verano de 1944, mientras los Aliados liberaban su país y los nazis se preparaban para llevárselo a Alemania, Pétain escribía (o escribieron por él) a los franceses: "Si no he podido ser durante más tiempo vuestra espada, al menos he querido seguir siendo vuestro escudo". Que casi daban ganas de darle un abrazo al hombre. Por su parte Franco, con algo menos de modestia, diría unos años más tarde en su tradicional discurso de Nochevieja: "Quien recibe el honor y acepta el peso del caudillaje, en ningún momento puede legítimamente acogerse al relevo ni al descanso. Ha de consumir su existencia en la vanguardia de la empresa fundacional para la que fue llamado por la voz y la adhesión de su pueblo, enraizando y perfeccionando todo el sistema levantado".


Je, je, je.


Otro importante nexo entre Franco y Pétain es que ambos tuvieron el dudoso honor de entrevistarse con Hitler y además lo hicieron casi a la vez: el primero el 23 de octubre de 1940, en Hendaya, y el segundo al día siguiente, en Montoire. Y si la entrevista entre Franco y el líder germano dio lugar al mito de Hendaya, de la de Pétain y el Führer nació el mito de Montoire. Estos mitos fueron bastante parecidos entre sí.

Cuando Pétain firmó el armisticio con los alemanes, la gran mayoría del pueblo francés respiró aliviada. El anciano mariscal había evitado una carnicería como la de la Gran Guerra, en la que Francia perdió a un millón cuatrocientos mil hombres. Un millón y medio habían sido hechos prisioneros por los germanos, sí, pero seguro que Pétain lograría que fueran pronto liberados. Nadie lamentó el fin de una República que había fracasado tanto política como militarmente, y los conservadores pensaron que por fin alguien libraría a Francia de los comunistas, los judíos y los masones, que la habían llevado a la ruina (recordemos que los gobiernos franceses de los años inmediatamente anteriores a la guerra habían sido de izquierdas). A partir de Montoire, los apologistas de Pétain transmitieron la idea de que el héroe de Verdún estaba jugando con los alemanes, sorteando las presiones de Hitler para meter a Francia en la guerra de parte del Eje a la vez que obtenía jugosas contrapartidas como la liberación de los prisioneros de guerra, que se materializaría pronto (en realidad solo unos pocos fueron repatriados durante la contienda, y en cambio muchos prisioneros formaron parte de los cientos de miles de franceses obligados a trabajar en Alemania para el esfuerzo de guerra nazi, encuadrados en el Servicio de Trabajo Obligatorio -STO- con la aquiescencia de Vichy; miles de ellos murieron por las duras condiciones de trabajo). La verdad, sin embargo, es que fue Pétain quien propuso al Führer entrar de nuevo en la contienda, esta vez al lado de Alemania, porque codiciaba las colonias británicas en África, pero Hitler lo rechazó porque no le interesaba ni rearmar a Francia, ni despertar recelos entre sus aliados italianos, que también buscaban expandirse por el continente africano. Por otra parte, el líder germano obtuvo gracias a Montoire todo lo que buscaba, que básicamente era una actitud francesa servil hacia Alemania: el permiso para la explotación económica y social de Francia, una colaboración militar que se limitara a la defensa de las colonias galas frente a los británicos, y por supuesto la introducción de leyes y medidas contra los judíos. La policía de Vichy y la Milicia Francesa participarían de forma entusiasta en la lucha contra la Resistencia y en las deportaciones de judíos: unos 75.000 judíos residentes en Francia fueron deportados a los campos nazis, de los que 24.000 eran franceses y 51.000 refugiados extranjeros, en su mayoría polacos. Fueron todos asesinados salvo 2.600. Más de las tres cuartas partes de los hebreos que había en el país galo en 1939 lograron sobrevivir, aunque no fue precisamente gracias a Pétain, como se afirmaría más tarde, sino a pesar de él.

El mito que se creó en torno a la entrevista de Hendaya era similar al de Montoire. La habilidad del Caudillo habría impedido que España entrase en la Segunda Guerra Mundial a pesar de la insistencia y las aviesas intenciones de Hitler al respecto, cuando la realidad, como en el caso francés, es que fue Franco el más interesado en meter a su país en la contienda. Los costes de la intervención española en la guerra habrían sido demasiado altos para Alemania, y por eso fue el propio Hitler quien la desestimó. Franco, como Pétain, tenía intereses coloniales en África, en concreto codiciaba el Marruecos francés y el Oranesado (la región circundante a Orán, al noroeste de Argelia, entonces perteneciente a Francia). Hitler prefería que las colonias francesas fueran defendidas por el ejército galo, al que consideraba mil veces más fuerte que el español. Como mucho, estaba dispuesto a entregar Gibraltar a España. Además, la entrada de España en la guerra habría supuesto una gran carga económica para Alemania al tener que suministrarle armas, petróleo, materias primas y alimentos en cantidad.




La ocupación alemana de Francia ciertamente tuvo una consecuencia ventajosa para España en el terreno cultural, que la fue la devolución por parte de Pétain de ciertas obras de arte de gran relevancia, como la Dama de Elche, la Inmaculada de Murillo o el Tesoro de Guarrazar. El año pasado, el pueblo toledano de Guadamur, con alcaldesa del PP, recordó el episodio en un espectáculo de luz y color que destacaba la "gran pericia" de Franco entre imágenes del Caudillo, el Führer, Himmler y Pétain.



Aparte de ver a Hitler en persona, Pétain y Franco hicieron una quedada juntos. Fue en Montpellier, el 13 de febrero de 1941, después de que el Caudillo se entrevistara con Mussolini en Bordighera ("un verdadero genio latino", diría el Generalísimo del Duce). Pétain andaba un poco mosca, consciente de las ambiciones africanas de Franco (el año anterior las tropas españolas habían ocupado Tánger, con la aprobación de Alemania, y allí se quedarían hasta 1945), y quería saber si había tratado algo el tema con Mussolini, pero el Caudillo no soltó prenda (en Bordighera Franco se había limitado a quejarse de la poca disposición germana en proporcionar suministros a España). Por lo visto hablaron de los republicanos españoles refugiados en la Francia de Vichy, de los que Franco se desentendió completamente igual que hizo con los miles que cayeron prisioneros de los nazis y terminaron en campos de concentración (porque Pétain se negó a reconocerlos como miembros del ejército francés, aunque habían combatido por Francia), o con los exiliados en la URSS que fueron enviados al Gulag. Miles de ellos tuvieron que trabajar para Vichy y para los alemanes, encuadrados en el STO y la Organización Todt. Franco solo había mostrado interés en algunos republicanos prominentes que se habían escapado a Francia al final Guerra Civil, como Julián Zugazagoitia, Francisco Cruz Salido, Lluís Companys o Juan Peiró, que fueron detenidos por la Gestapo y entregados a las autoridades españoles para que fueran castigados con la cárcel o la muerte (los cuatro mencionados fueron fusilados).

En la entrevista de Montpellier parece ser que Pétain encontró a Franco, como otras veces, "tan orondo, tan pretencioso". Para la ilustre fundación que lleva el nombre del Caudillo, el encuentro fue una entrañable reunión de dos viejos compañeros de armas.

Como jefe del Estado Francés, Pétain firmó decretos contra los judíos que facilitaron el desarrollo del Holocausto en su país. Ya he dicho que la gran mayoría de las víctimas fueron judíos extranjeros, pero también hubo miles de hebreos franceses entre ellas, lo que no impidió a Pétain tener la desfachatez de mostrarse al final de la guerra, cuando lo iban a juzgar, como gran un defensor de los judíos.



Los crímenes franquistas se quedan pequeños al lado de los nazis, aunque lo cierto es que si el Caudillo hubiera tenido los mismos medios para asesinar en masa que el Führer habría actuado de forma parecida, con la única diferencia de que las víctimas habrían sido básicamente los rojos en lugar de los judíos. En cualquier caso la complicidad de ambos regímenes fue mucho mayor de lo que tradicionalmente se nos ha hecho creer. A los alegatos antisemitas de Franco hay que sumar el hecho de que su régimen elaborara en 1941 un censo de los judíos que vivían en España para entregárselo a los nazis. Durante la Segunda Guerra Mundial, varios diplomáticos españoles situados en distintos países de la Europa controlada por Hitler lograron salvar a algunos miles de judíos, en muchos casos desobedeciendo las órdenes de su Gobierno, que solo admitía que se pudieran proporcionar visados a los que tuvieran la ciudadanía española, y ni siquiera para que se quedasen en España. El régimen franquista solo empezó a mostrar interés en salvar de verdad a los judíos en 1944, cuando estaba claro que Alemania iba a perder la guerra. A pesar de eso, la propaganda presentaría a Franco como "salvador de los judíos", y lo que es peor, continúa haciéndolo.

Si Alemania explotó económicamente a Francia, también hizo algo parecido con España, que había quedado en deuda con ella y con Italia por sus respectivas ayudas a los sublevados en la Guerra Civil. Las autoridades españolas favorecieron además las actividades militares y de inteligencia alemanas en nuestro país durante la Segunda Guerra Mundial. Tanto la Francia de Vichy como la "neutral" España enviaron a partir de 1941 a miles de hombres a combatir en las filas de la Wehrmacht contra el Ejército Rojo. Todavía en la batalla de Berlín se pudieron ver a soldados españoles y franceses encuadrados en las Waffen-SS.

Pétain fue juzgado en 1945 y condenado a muerte, aunque la pena fue inmediatamente conmutada a cadena perpetua gracias a De Gaulle (a pesar de que este a su vez había sido condenado a muerte en rebeldía por Vichy). Casi todas las culpas recayeron el odiado Pierre Laval, que se había refugiado en España. Laval tuvo la pésima suerte de caerle mal a todo el mundo, y quizá fue por eso que de todos los cientos de nazis y fascistas que se escondieron en España, el antiguo jefe del Gobierno de Vichy fue el único criminal de guerra que Franco entregó a los Aliados.

Por su parte el Caudillo continuó en el poder hasta su muerte, en 1975. Hay que decir que en 1951, cuando Pétain estaba a punto de morir, Franco decidió enviarle fruta como obsequio mientras los españoles se morían de hambre por su absurda y criminal política económica.

Con la derrota del Eje, tanto Pétain como Franco trataron de borrar toda colaboración con Hitler, si bien el segundo lo tuvo mucho más fácil porque no fue juzgado y, de hecho, su operación de lavado de imagen logró convencer a gran cantidad de personas. Por otro lado la Guerra Fría contribuyó a alimentar tanto el mito de Hendaya como el de Montoire, por eso la tumba de Pétain estuvo adornada con flores hasta los años noventa. Afortunadamente, en 1995 un presidente de Francia, Jacques Chirac, reconoció por primera vez que el Holocausto también había sido un crimen francés. A partir de entonces pocos han podido defender con un mínimo de seriedad el legado de Vichy. Sin embargo, en España los restos de Franco continúan reposando en un mausoleo, su tumba sigue hoy adornada con flores y existe una fundación que lleva su nombre, una fundación que defiende que el Caudillo fue "la antítesis de Hitler" y que por supuesto continúa manteniendo vivo el mito de Hendaya. Una fundación que está en poder de documentos clasificados y que entre los años 2000 y 2003 recibió del Gobierno de la España democrática 150.000 euros en subvenciones.

Otro día, más.


Más información:

-Boadella, Albert, "Franco y yo", Espasa Calpe, 2003.

-Costa, Mario, "Pétain", Orbis, 1985.

-Gildea, Robert, "Combatientes en la sombra", Taurus, 2016.

-Hernández de Miguel, Carlos, "Los últimos españoles de Mauthausen", Ediciones B, 2015.

-Lottman, Herbert, "Pétain", Espasa Calpe, 1998.

-Lottman, Herbert, "La Depuración", Tusquets, 2007.

-Preston, Paul, "Franco: Caudillo de España", Debate, 2015.


jueves, 20 de julio de 2017

El mito de Skorzeny (II)


Antes de nada, hay que tener en cuenta que existe una primera parte.




En las SS corría un chiste sobre Skorzeny: le concedieron la Cruz de Caballero por rescatar al Duce, pero le darían una condecoración aún mayor si lo devolvía.

Antony Beevor


"EL HOMBRE MÁS PELIGROSO DE EUROPA"


Después de "su" éxito en la liberación de Mussolini, Skorzeny se convirtió en el jefe de comandos favorito de Hitler. En la primavera de 1944 participó en la planificación de la Operación Salto de Caballo -Unternehmen Rösselsprung-, destinada a capturar al mariscal Tito, líder de los partisanos yugoslavos. La operación fracasó debido a la rivalidad entre los servicios de información alemanes (la Abwehr, de la Wehrmacht, y el SD, de las SS), que se ocultaron mutuamente sus indagaciones, y a que los partisanos se enteraron del plan. Total, que Tito escapó.

Como buen nazi, en julio de 1944 Skorzeny colaboró en la neutralización de los conspiradores que atentaron contra Hitler. En octubre de aquel año, y por encargo del Führer, Skorzeny llevó a cabo una acción de lo más honorable: secuestró al hijo del regente de Hungría, el almirante Miklós Horthy, para evitar que su país se rindiera a los soviéticos y cambiara de bando. Así, Skorzeny y sus hombres no solo actuaron como unos gánsteres, sino que además facilitaron la toma del poder en Hungría por el Partido de la Cruz Flechada, de ideología nazi, y la prolongación del Holocausto en aquel país. Por esta acción, Hitler volvió a condecorar a Skorzeny y lo ascendió a SS-Obersturmbannführer (teniente coronel de las SS).


Skorzeny en Budapest, octubre de 1944.